NOTICIAS
Diplomado UACh en Recirculación para la Acuicultura

3 julio 2020 | Por Gabriela Quintana R.

Foto-Centro-de-Recirculación-Petrohué-Camanchaca

* Nuevo programa que abrirá convocatoria en pocos días más.

El Consejo Académico de la Universidad Austral de Chile aprobó la creación del Diplomado en Recirculación para la Acuicultura (RAS), dirigido por Dr. Iker Uriarte, académico del Instituto de Acuicultura de la Sede Puerto Montt. El programa se enfoca a formar capital humano calificado para la región y el sector productivo nacional acuícola, oferta de educación continua para diferentes profesionales de la acuicultura, así como para otros profesionales que están trabajando en centros de cultivo u otro tipo de empresas que han desarrollado o están por desarrollar sistemas de recirculación.

Actualmente, la demanda de profesionales con perfeccionamiento en sistemas de recirculación es alta y podría convertirse en una urgencia de corto a mediano plazo para la Acuicultura del sur austral. El diagnóstico del sistema regional de innovación de la región de Los Lagos destaca que para la salmonicultura la principal necesidad es contar con capital humano cualificado.

Los profesionales interesados en diplomarse podrán ser técnicos superiores en acuicultura, médicos veterinarios, ingenieros agrónomos, biólogos marinos, ingenieros en acuicultura, ingenieros hidráulicos, ingenieros electrónicos, ingenieros civiles industriales, y profesiones afines.

Debido a sus diferentes formaciones, los profesionales que accedan a este diplomado tendrán diferentes tipos de necesidades formativas en química, ingeniería, y/o biología, los que están considerados en el plan de estudio del Diplomado RAS que cuenta con 200 horas lectivas: 62 en formación básica de RAS, 103 en ingeniería y operación de RAS y 35 en práctica de RAS.

El objetivo del Diplomado es formar un profesional capaz de: a) definir condiciones de óptimo funcionamiento de los sistemas de recirculación de agua dulce y agua de mar, dependiendo del estado de desarrollo y especie a cultivar. b) aplicar soluciones a problemas contingentes de los sistemas de recirculación en aspectos de ingeniería, mantenimiento e inversiones. c) definir la condición fisiológica de los organismos en cultivo en cualquier momento y responder a diferentes tipos de contingencias biológicas. d) proponer mejoras a los sistemas de recirculación acorde a la especie de cultivo, nivel de producción y costos asociados. e) desempeñarse acorde a la legislación y a las normas de bioseguridad, bienestar animal y sustentabilidad ambiental. Requisitos de ingresos son contar con un Título profesional de mínimo cuatro años de estudio o grado de Licenciado, o su equivalente calificado por la Dirección de Estudios de Postgrado de la UACh.

Cupo mínimo de 9 estudiantes y se aceptará un máximo de 20.

Para solicitar información escribir al correo: egpm@uach.cl

El contexto actual de la Acuicultura

La Acuicultura representa uno de los sectores productivos que más riqueza genera al país, posicionándose tercero al descontar el cobre. Los dos récords de exportaciones del subsector pesca y acuicultura de Chile son salmones con más de US$ 4.000 millones, seguida por los choritos con más de US$200 millones. Ambos productos, generados mayoritariamente desde la región de los Lagos al sur.

El dinamismo de la industria de la Acuicultura genera múltiples oportunidades debido a la demanda de personal altamente calificado, que es donde aportan directamente los programas de Doctorado, Magíster Profesional y Diplomado de la Sede Puerto Montt UACh, siendo pionera en la capacitación de profesionales de la Acuicultura a nivel de Magíster Profesional en temáticas específicas de la Acuicultura.

Sin embargo, en la actualidad debido a la descontinuación de carreras de Ingeniería en Acuicultura en Chile -desde el año 2008-, se ha generado falta de profesionales universitarios capacitado en diversos sistemas acuícolas, por lo que la industria acuícola en continua expansión ha debido recurrir a la contratación de profesionales como médicos veterinarios, ingenieros agrónomos, biólogos marinos y otros afines a la producción animal, pero sin manejo en el área de la ingeniería acuícola.

Sistemas de Recirculación en Acuicultura

La valorización creciente de la protección de los ambientes naturales para las generaciones futuras, el mayor conocimiento del consumidor acerca de la oferta, el riesgo de enfermedades en sistemas de circuito abierto y en sistemas de cultivo en mar, la limitación del uso de los lagos para la Acuicultura, los diferentes riesgos asociados al uso de los ríos y la mejor tecnología y mayor investigación disponible para eficientizar los cultivos, son las razones más importantes por las que en Chile la tendencia va hacia el cultivo a través de los Sistemas de Recirculación.

Los sistemas de recirculación para Acuicultura (RAS), se utilizan principalmente en la producción intensiva de peces, para lo cual se aplica una serie de pasos para el tratamiento del agua, con el objetivo de depurar el agua de cría de los peces, y permitir así su reutilización.

La mayoría de los tratamientos del agua en sistemas RAS, son procesos biológicos que usan el proceso de nitrificación para convertir el amonio toxico en nitrato menos tóxico. Los biofiltros proveen una superficie para el crecimiento de bacterias que entran en contacto con las aguas del efluente y lo convierten de amonio tóxico a nitrato.

El uso de RAS ha contribuido significativamente al desarrollo de la acuicultura debido a sus varias ventajas, que incluye: a) reducción del uso de agua a través del re-uso parcial del agua de cultivo. Esto es principalmente importante cuando se utiliza agua dulce que es un recurso limitado en nuestro planeta. b) reducción del impacto ambiental de los sistemas de cultivo de peces al mejorar el manejo de desechos y reciclado de nutrientes, mejorando así la condición higiénica. Esto constituye una reducción significativa del impacto de la acuicultura tanto en aguas dulces como marinas. c) reducción de enfermedades patógenas emergentes; y d) eliminación de problemas de escape de los peces en cultivo. Eliminando otro de los puntos críticos de impacto de la acuicultura.

Estas ventajas mejoran el control de la producción, reflejado por un aumento en la sobrevivencia por tamaño y edad (de smolt en agua dulce y de cosecha en mar), así como reducción de la duración de los ciclos de producción.

Además, se han mejorado los sistemas de automatización de los procesos, a través del uso de sensores remotos, control computarizado de las operaciones, sistemas de aireación para remover mortalidad, y cámaras para monitoreos de stocks, lo que genera un aumento de la eficiencia que hace cada vez más competitivos este tipo de sistema de cultivo altamente tecnologizado.

Los sistemas de recirculación (RAS) ya son utilizados para el 60% de la producción de smolts en Chile y debiera llegar al 100% al 2025.

La producción de salmón del Atlántico en RAS, ha sido demostrada factible en agua dulce hasta talla comercial de 5 kg, poniendo en evidencia que estos sistemas están en pleno desarrollo.

Además, en Chile la cosecha de los centros de cultivo se realiza en lugares alejados de los centros de acopio y maquila, lo que ha obligado al desarrollo de los sistemas de wellboats, que son embarcaciones dotadas de sistemas de recirculación para el transporte de peces de cosecha.

Cada campaña requiere personal altamente calificado para mantener a los peces en correcto estado de salud hasta la entrega final para su procesamiento.

Formación de capital humano altamente calificado y vinculación con la estrategia regional de Los Lagos.

VER MÁS
En Chile: Propondrán dietas para el desarrollo y supervivencia de especies marinas que nacen inmaduras

2 de julio / Gentileza Aqua

En-Chile_Propondrán-dietas-para-el-desarrollo-y-supervivencia-de-especies-marinas-que-nacen-inmaduras-768x506
Hace algunas semanas, la Dra. Ana Farías Molina, quien es académica del Instituto de Acuicultura de la Universidad Austral de Chile (UACh) e investigadora del núcleo Inlarvi, se adjudicó un proyecto Fondecyt (Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico) con el que buscará evaluar el desempeño de los estados tempranos de larvas de corvina chilena y paralarvas de pulpo rojo patagónico, alimentados con dos tipos de dietas vivas: las tradicionales artemias enriquecidas versus los copépodos.
Según explicó la investigadora, las crías altriciales o de desarrollo tardío, son las que nacen ciegas, sin sistema nervioso ni digestivo desarrollado, y cuyo organismo debe madurar para alcanzar las características de un juvenil similar al individuo adulto.

Es por esto que la alimentación de estados tempranos (crías = larvas) de tipo altricial es el mayor desafío de la nutrición acuícola, ya que la evidencia señala que estas especies deben cultivarse con alimento vivo; que los alimentos formulados han tenido escaso éxito debido a la elevada inmadurez de su sistema digestivo; y que las mayores mortalidades de los cultivos de una especie marina se dan en este estado de desarrollo.

Hipótesis de trabajo

De acuerdo con la información entregada por la docente del programa de estudios de la UACh, la hipótesis de este trabajo de investigación se centra en que la dieta óptima para estas especies son los copépodos, y por lo tanto solo con ellos se pueden obtener modelos confiables de utilización de nutrientes.
“Los copépodos son el mejor alimento vivo disponible para los estados tempranos altriciales de organismos marinos porque forman parte de su cadena trófica natural. Sin embargo, durante décadas no ha sido posible disponer de una tecnología que permita manejar monocultivos de copépodos que aseguren un tamaño homogéneo de partícula”, detalló la Dra. Farías.

Ahora bien, y en lo que respecta a la problemática que dio inicio a esta investigación, la científica precisó que el dilema con las especies de zooplancton tradicionales, de tecnología altamente disponible y relativamente sencillas de producir en hatcheries, es que son deficientes en varios nutrientes esenciales para las larvas.

De hecho, y según lo expuesto por la Dra. Farías, para mejorar la calidad de estas presas zooplanctónicas se utilizan enriquecedores que resuelven principalmente la deficiencia en ácidos grasos esenciales, lo cual a su vez aumenta la energía y reduce la densidad de nutrientes esenciales no lipídicos, como son los aminoácidos esenciales y las vitaminas hidrosolubles.

Sin embargo, recientemente “se ha logrado el cultivo comercial de copépodos, de la especie Acartia tonsa, la cual por cierto es cosmopolita y habita las aguas del sur de Chile. Este cultivo comercial se produce en biorreactores y lo que se distribuye a las hatcheries son cistos de copépodos, los cuales pueden mantenerse largos periodos en estado de cistos o latente hasta que son eclosionados bajo condiciones de cultivo controlado para llegar al tamaño deseado y así darlos como alimento a las larvas”, agregó la académica UACh.

Resultados esperados

Finalmente, la profesora doctorada en Ciencias Biológicas en la Universidad de Barcelona (España) subrayó que los resultados de esta investigación serán, en una primera instancia, evaluados en términos de depositación de nutrientes y energía; desarrollo ontogénico del sistema digestivo; y respuesta al estrés de cultivo de las larvas de corvina y las paralarvas de pulpo, desde la eclosión hasta que se transforman en juveniles.

En una segunda instancia, el equipo de trabajo propondrá un modelo de crecimiento potencial a través de las diferentes etapas de maduración de las larvas de corvina chilena y de paralarvas de pulpo en base a cómo deben depositarse estos nutrientes para alcanzar el máximo crecimiento.

Mientras que en la etapa final se formularán las dietas específicas, sin desbalances de nutrientes para cada tipo de larva, en cada etapa de su desarrollo, entre la eclosión y la transformación en juvenil.

“Este proyecto se presentó en el marco del Inlarvi, núcleo de investigación de excelencia de la Universidad Austral de Chile, constituido por una red interdisciplinaria de investigación avanzada para la larvicultura marina de especies con ciclos de vida complejos. En este espacio colaborativo interactuaremos con colegas especialistas en larvicultura, polímeros, transcriptómica y nutrición de nuestra universidad, de la Universidad Autónoma de Baja California y de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria”, comentó.

Concluyendo con que “el proyecto se realizará en el Hatchery de Invertebrados Marinos (HIM-UACh) del Instituto de Acuicultura de la Universidad Austral de Chile, Sede Puerto Montt (región de Los Lagos)”.

VER MÁS
Seguridad alimentaria y el Ministerio de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural

1 de julio / Gentileza Aqua

IMG_7424
Sandra Bravo
sbravo@uach.cl
Ingeniera pesquero y directora del Instituto de Acuicultura de la Universidad Austral de Chile (UACh).

Se señala en el proyecto que postula la creación del nuevo Ministerio de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural, el tener como finalidad “fortalecer la institucionalidad del Ministerio, modernizarlo y adaptarlo a los desafíos futuros del país, promoviendo un sistema agroalimentario, pesquero, acuícola y forestal competitivo y sostenible, comprometido socialmente, que sea base del desarrollo regional y rural”, y que “la agricultura chilena debe desarrollarse y crecer en base a la demanda nacional e internacional por alimentos, por lo que una modernización del Ministerio de Agricultura sería indispensable para lograr afianzar y consolidar la actual participación de Chile en los mercados internos y mundiales de alimentos”.

Aun cuando la propuesta está principalmente centrada en el quehacer de la actividad agropecuaria, es interesante constatar que finalmente el Estado parece hacerse cargo de la inocuidad alimentaria también a nivel nacional y no solo hacia los productos de exportación. Aspecto que si bien es cierto, es responsabilidad del Servicio Nacional de Salud, son temas transversales que involucran a una serie de instituciones con normativas que muchas veces en vez de agilizar los procesos los entrampan, pero la pregunta es: ¿Se requiere de un gran mega-Ministerio para resolver este tema?

Este gran mega-Ministerio propuesto incorpora a la actual Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) que hoy está bajo el alero del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo y crea la Subsecretaría de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural, la que mantiene al sector Forestal bajo su organización, el que por su parte, reclama la necesidad de contar con una subsecretaría propia, dada la envergadura de la actividad y de los desafíos actuales y futuros.

Al leer la propuesta en detalle, se puede evidenciar que quienes hayan elaborado el documento, desconocen profundamente el quehacer y dimensiones del sector Pesca y Acuicultura. De hecho, cada uno de estos rubros tiene necesidades y problemáticas totalmente distintas, aun cuando ambas son productoras de alimento. Es así que en el conversatorio sostenido el miércoles 24 de junio, convocado por AmiChile (Asociación de Mitilicultores de Chile A.G.), en el que participaron entes públicos y privados relacionados con el sector acuícola, quedó en evidencia que la propuesta de este mega-Ministerio genera una serie de interrogantes y pone en duda que realmente pueda tener un funcionamiento ágil y efectivo como se plantea, considerando que incorporaría actividades productivas y económicas relevantes y diversas, con una serie de problemas pendientes aún por resolver.

Chile se vislumbra como una potencia alimentaria a nivel mundial y está claro que debe estar a la altura de los países a los cuales les exportamos alimento, pero este mega-Ministerio no resuelve el problema. Antes de 1979 el sector Pesca estaba en la división de Pesca y Caza del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), pero hoy Pesca y Acuicultura es la tercera actividad económica en el país, y no es posible pensar en una “vuelta a casa” en los términos que se señalan en el documento en cuestión. Primero, debemos ordenar la institucionalidad del sector Pesca y Acuicultura considerando las necesidades y realidad de cada actividad, antes de pensar en un traspaso de esta Subsecretaría hacia el nuevo Ministerio de Agricultura. Sin embargo, a entender de muchos gremios sectoriales, dada la envergadura e importancia del sector Pesca y Acuicultura para nuestro país, en términos de exportaciones, ingresos de divisas, empleos asociados e importancia geopolítica, este rubro merece un ministerio propio, tal cual se observa en países que son potencias pesqueras y acuícolas.

Bajo este escenario, y a entender de varios gremios, el modelo noruego es el que mejor se adecuaría a la realidad nacional, país que cuenta con un Ministerio de Pesca desde 1946, y que en 2004 crea la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria – Norwegian Food Safety Authority (NFSA), entidad que tiene como misión velar por la seguridad alimentaria y el bienestar animal. La responsabilidad administrativa y presupuestaria general de la NFSA recae en el Ministerio de Agricultura y Alimentación, y las funciones se llevan a cabo en un marco definido por el Parlamento noruego y los tres ministerios integrantes: el Ministerio de Agricultura y Alimentación, el Ministerio de Salud y Servicios de Salud y el Ministerio de Comercio, Industria y Pesca. La NFSA no tiene intromisión en los asuntos particulares de cada ministerio que la conforman.

VER MÁS